Diario El País – Un juego entre el rock y la ficción

El Pais - Julio 2017La banda presentó su nuevo espectáculo, “La conquista del espacio“, y hace sus últimas funciones de vacaciones hoy y mañana en la Zitarrosa.

En 1999 se fue a Italia y poco después se instaló en España, donde se embarcó de lleno en esta aventura de llevar, a bordo de una camioneta, una obra de teatro que iba presentándose en distintos escenarios y a la que él le ponía música en vivo. Y fue una aventura divertida, pero cuando en 2008 Rodrigo Spagnuolo (en la foto, el de violeta) volvió a Montevideo, supo que no quería volver a involucrarse en un proyecto infantil nunca más.

Su “nunca más” fue de los cortos y eso tuvo mucho que ver con Nicolás Varela (en la foto, el de rojo), a quien conoció al poco tiempo de estar de vuelta en Uruguay y con quien no demoró en entablar amistad. Varela daba talleres de música en jardines de infantes, y para cuando dejó ya había encontrado en su reciente compinche un sustituto más que ideal. “Y cuando quise acordar estaba enredado de nuevo en eso, y estaba buenísimo”, dice ahora Spagnuolo, que además de ser un hombre de cine es el que está detrás de Granja de Piratas que desde hace algunos años es un atractivo clásico de las vacaciones de invierno.

A los niños les encanta la banda pero los padres, sobre todo, salen de las funciones muy entusiasmados, habiendo disfrutado de principio a fin de un “concierto de rock teatralizado”, como se podría definir esta propuesta, que se fue construyendo a partir de unas canciones nacidas en el taller del jardín, donde la granja y los piratas ya eran asuntos que causaban particular interés entre los chicos.

El sábado, Granja de Piratas estrenó en Montevideo su nuevo espectáculo, La conquista del espacio, que es una continuación de El tesoro mágico de Piu Piu (el que despidieron el año pasado). Las últimas funciones son hoy y mañana a las 15.00 y las 17.00, en Sala Zitarrosa, y las entradas están en Tickantel o en boletería a $ 320. Y el sábado siguiente habrá otra función, en el Cine Teatro Municipal de Treinta y Tres.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

El tesoro mágico de Piu Piu terminaba así, con los piratas que se iban al espacio”, cuenta Spagnuolo, “y retomamos la historia para contar qué les pasa a ellos en esta aventura”.

—¿Y qué les pasa?

—Estos piratas, de alguna manera, están destinados a aprender la misma lección una y otra vez, porque nosotros trabajamos sobre el equilibrio entre esa búsqueda de la libertad, de la emancipación, y el hacerlo de una manera responsable con el entorno y el medio ambiente. En el espacio, los piratas se reencuentran con el espíritu que ya habíamos trabajado en el primer espectáculo y que es el sello de Granja de Piratas: la granja como el espacio sustentable, y los piratas como esa representación de la aventura.

Rockeando.

Granja de Piratas hizo El mágico tesoro de Piu Piu durante tres temporadas seguidas, en las que realizó, además de las funciones montevideanas, varias por el interior uruguayo y un par de giras por Argentina. Y editó un disco con el mismo nombre que la obra, que estuvo nominado a Mejor álbum de música infantil en los Premios Graffiti de 2015.

La conquista del espacio también viene con un disco nuevo, editado por Bizarro y ya en disquerías (también estará para la venta en la Zitarrosa en las funciones), y con el impulso necesario para darle paso a una nueva etapa a nivel creativo.

“Es un disco en el que pusimos mucho trabajo y mucha ilusión, porque ciertas cosas que fuimos encontrando en esos tres años de recorrido, la pudimos plasmar en este disco. Crecimos un poquito con nuestro público”, comenta Spagnuolo, que es compositor y productor del show y que en vivo canta y toca la guitarra.

A la banda la completan Varela en bajo y voz (que además es compositor, productor y director musical), Martín Ibarburu en batería, Sebastián Delgado en guitarra, Hernán Barone en teclados y Nadia Alcoba en voz.

“Lo que quisimos en este disco fue profundizar en un lenguaje que venimos experimentando, y que viene de esa experiencia de muchos años. Trabajamos en un estudio buenísimo, con más libertad gracias al apoyo que nos dio el Fonam, y todo eso le dio mucho vuelo al proyecto”, comenta.

En cuanto a las variaciones de sonido, cuenta que hay funk, rock y que una vez más aparece el toco, ese ritmo de Eduardo Mateo que se filtra en sus composiciones naturalmente.

“Es la música que nos gusta”, resume Spagnuolo, quien encuentra en la banda influencias que van desde Michael Jackson y Daft Punk a los Traveling Wilburys. “En ese sentido no nos guardamos nada, porque hemos comprobado que los niños son recontra receptivos al rock y a la música bien hecha, si desde la fantasía les estás dando juego. Es el truco: rock y ficción. Yo lo confirmo con mi hijo, que tiene cinco años y con el que esta mañana estábamos escuchando Neil Young en vivo, que es re rockero”.

—¿Y el mensaje cuál es?

—El mensaje es para los niños, pero nos preocupa más que lo entiendan los padres, porque los niños lo agarran enseguida. La música te hace reflexionar espiritualmente, y a nosotros nos interesa eso. Es el vínculo del amor, en definitiva, como cosa que une dentro de la naturaleza que es donde todos nosotros estamos.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/divertite/musica/juego-rock-ficcion.html

Se han cerrado los comentarios